Visitas

RECIBE nuestros posts en tu móvil

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ENCUENTRA lo que buscas en este blog y en los sitios recomendados

TRANSLATE

sábado, 10 de febrero de 2018

Las raíces inconscientes siempre se reflejan en las hojas






Las raíces de tu inconsciente se proyectan en las hojas del consciente. En esta ocasión he querido mezclar algunas de las reflexiones sobre honestidad y coherencia que cada día voy subiendo a modo de acompañamiento e introspección en mis redes sociales (pinchando aquí puedes verlo). Hola soy Raquel Díaz y vamos a tocar un tema que me apasiona: Las raíces del inconsciente. En mi blog personal, Crealidades,puedes encontrar mucha más información sobre la culpa consciente e incosnciete y las memorias emocionales. 

 He decidido tomar unas cuantas para que juntos tengamos un momento de autoencuentro y relación. ¿A qué me refiero con Relación? Por medio de la constante relación con todo lo que nos rodea del y en el mundo, es como podemos hacer consciente el inconsciente. De este modo es posible trascender esas memorias e informaciones mediante el empoderamiento y la decisión. Es decir, haciéndonos responsables de nuestras vidas y aprendiendo a discernir con criterio fuera de la hipnosis de programas y creencias. ¿Te apetece tomarte un café conmigo?



Herramientas previas


Te dejo herramientas para que disfrutes de poner en práctica el a flor de piel. Pincha en el título para más información.
¿Raquel mi genética me condiciona?


Los programas nos llevan hipnotizados a los sucesos, los sucesos no tienen poder sobre nosotros


Es por el sentimiento de culpa, apatía, miedo... es decir, los programas que se sostienen almacenados en la mente inconsciente, por el que son proyectados esos aparentes sucesos y grandes aprendizajes que se manifiestan en nuestras vidas. 

En resumidas cuentas: No tienes una bronca con una amiga y te sientes culpable. No funciona así. Primero te sientes culpable y, posteriormente, irás hipnotizado hacia esas situaciones, personas y circunstancias en las que se refleja tu sentimiento de culpabilidad. Benjamin Libet, en los años 70, demostraba justamente como nuestro inconsciente es capaz de tomar decisiones por nosotros mucho antes de que seamos conscientes de las opciones barajadas.


En cada célula está toda la información del organismo, en cada gota todo el océano, en cada individuo todo el universo

Como la teoría fisica del holograma (Denis Gabor), el holograma muestra que el todo esta en la parte y la parte esta en el todo.Si el holograma se rompe, cualquier trozo de él reconstruirá toda la imagen. Es por esta razón por la que he comenzado expresando la idea: Las raíces de tu inconsciente se proyectan en las hojas del consciente.

El poeta Rumi ya lo comentaba varios siglos antes en sus letras y analogías con las gotas de agua del mar. Una gota de agua contiene a todo el océano y todo el océano es cada gota de agua. Por tanto, parar a observar y comprender qué proyecto, agradecer lo que veo y seguir actualizando la información es, sin duda, el mayor acto de amor hacia nosotros. 

En mi experiencia personal, no concibo la vida sin una observación continua y amorosa de la proyección. Observarlos patrones y programas nos hace mayoritariamente no reaccionar, en muchos casos hasta libera con ataques de risa por la simplicidad de lo absurdo.

El amor va más allá de una emoción, es la naturaleza creativa que nos compone


Ya que se ha tocado el tema del amor hacia uno mismo quiero señalar que el amor no es una emoción como tal. La esencia del amor incondicional va más allá. El amor es la fuerza que nos da vida, nos crea y nos une. Es la capacidad de trasmutar el miedo y la incoherencia en honestidad y congruencia. El amor es una sensación aplastante de verdadera Presencia, paz, plenitud,brillo, llámalo como desees. Sólo puede ser comprendida por la experiencia, nunca por el raciocinio.


Intentar racionalizar una emoción, la experiencia vital o las sensaciones, es como teorizar sobre un limón y esperar que el zumo se exprima sólo. Sería incluso más sencillo pretender que la idea de Pan te quite el hambre, pues hemos de recordar que el cerebro no distingue lo virtual de lo real y la mente puede estar sujeta al condicionamiento.


Si el amor es un estado de acogimiento pleno a todos y a todo ¿Qué ocurre cuando siento amor?



Lo que entendemos por emoción de amor, dirigida a algo o alguien es sólo una manifestación de ese amor, una representación bella que puede ser extendida a todo y a todos, no sólo a una parte del cuadro de la vida. Las manifestaciones de amor son efectos del estado de amor incondicional, consecuencias y no causas. El amor, no se busca en nada externo, se Es.Es la fuerza y la plenitud de la vida que nos está viviendo aquí y ahora

Nuestra tarea es sólo eliminar las barreras que nos separan de él y que nos hacen comprender que todo lo que vemos es todo lo que somos. ¿Y si veo cositas que aparentan ser atroces? Entonces puedo ser consciente por fin de que albergo ideas en mi inconsciente de dolor y separación que puedo abrazar, comprender, ver con compasión hacia la Humanidad de mi persona y mis semejanres, y por fin liberar y trascender.

Todo lo que somos es amor, unidad, comprensión, paz, felicidad y un profundo y hermoso estado del ser. No importa cuantas capas de cebolla o disfraces hayamos decidido consciente e incosncientemente ponernos. Tras todas esas capas queda nuestra esencia, dicha esencia es amorosa y accesible en cualquier instante. Tras eliminar las capas de miedo, sólo queda el amor.

¿Pero entonces no estamos sujetos a heridas emocionales? ¿Por qué los cerebros de personas con altos impactos emocionales son disintos de aquellos que han sabido sobreponerse de manera compasiva, asertiva, proactiva, resiliente, amorosa?

Efectivamente esos impactos se reflejan en cerebro, conductas, comportamiento, carácteres, salud. Ahora bien, así como las capas de cebolla están presentes, también son supceptibles de irse desprendiendo.Decía Plank, padre de la física cuántica que las certezas del hoy no tienen por qué ser las del mañana, no obstante, siempre aparece el factor de la Consciencia que observa. 

En una época de mi vida me dediqué activamente al conocimiento y el estudio del ADN, suelo decir que, el cerebro de un gato tiene tantas conexiones neuronales como nuestro estómago, por ello, cuando me cansé del Estudio de ese mimicerebro como biotecnologa, decidí pasarme a los mundos de la mente tomando nuevos rumbos universitarios como la neuropsicologia clínica y, posteriormente en neurociencia experimental y clínica. 

Estas anecdoticas circunstancias no significan nada por sí mismas, ni tienen más valor que el de aprender a ver de otra manera, lo que sí han podido ayudarme es a ser consciente de una cosa, y es que, los programas y creencias efectivamente son pasados epigeneticamente de padres a hijos y determinan una expresión u otra de x genes, no obstante, el determinismo genético ya ha quedado siglos atrás, y sin desestimar ningún estudio, todas las situaciones y sus impáctos pueden ser trascendidos y reversibles. Una buena manera de comprender esto es leer a Nessa carey, profesora de biología molecular en el Imperial College de Londres. 


Todos hemos experimentado los efectos que el amor incondicional o el miedo tienen en nuestras vidas


No es necesario ser eminencia en absolutamente nada para haber vivido los efectos de aquello que llamamos estrés. Otras veces manifestamos somatizaciones o mejoras en la salud y otros ámbitos de la vida. La creatividad es la energía que nos sostiene y libera esas emociones. Lo opuesto al cansancio no es el descanso, esto es actuar sobre el efecto y no la causa. Lo opuesto al cansancio es la naturaleza creativa.

Quiero que recuerdes que la naturaleza creativa nada tiene que ver con plasmar arte, hacer colagge o manualidades. La creatividad y el pensamiento creativo es la solución al problema que la mente racional limitada impone. Se trata de trasmutar estados primitivos del ser basados en memorias con un pensamiento que científicamente no se alimenta de memoria alguna.

Es una explosión de consciencia, un fogonazo, un big ban en una resonancia magnética. Se trata de una verdadera solución que sólo se ve cuando se eliminan las preguntas sostenidas de la mente analítica. La solución se da por una activación gamma (ondas cerebrales de alta frecuencia asociadas a una gran actividad cerebral) acompañadas de un incremento del flujo sanguíneo en una región del lóbulo temporal derecho que participa en la asociación de ideas remotas (Jung-Beeman et al., 2004). Por tanto la solución llega por otra fuente, no por estrujarse las neuronas sometiéndolas a más estrés en una rueda laberíntica de hàmster.


Por tanto revivir es estar sujeto al pasado proyectando a futuro


La consciencia presente nada tiene que ver con el libertinaje y la incoherencia. Todo lo contrario, se basa en la comprensión de que los patrones pueden ser soltados y trasmutados por la creatividad de este instante y su infroamción en cualquier momento.Otra idea que quiero que tengas clara es la siguente: Los efectos de nuestros pensamientos siempre producen forma en algún nivel. El cuerpo físico es un claro ejemplo.

¿Qué pasa cuando revives un recuerdo? Tu cuerpo no distingue si es recuerdo o es real. El tiempo es mera percepción. Tú manifiestas los efectos de ese pensamiento. Imagínate cuando esos pensamientos están archivados en emociones en el cuerpo inconsciente y no sabes por qué te sientes mal. ¿Cuánto te has pasado sintiepensando?

A lo largo de la historia esto se ha plasmado constantemente. Como decía Jung: La enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza por hacer consciente lo inconsciente. El psicoanalista Wilhelm Reich también apostillaba también que: En ningún lugar se expresa con tanta claridad la identidad funcional como entre psique y soma, sensación y estímulo, emoción y exitación. 

Jonh C Pierrakos, discípulo de W. Reich señala que la persona enferma no distingue sus propias distorsiones al sentir que proceden del exterior. Además prosigue comentando que la persona que dirige su vida con coherencia, también manifiesta coherencia en sus estados de salud. 

Por último pero no menos importante, el gran Georg Groddeck, psicoanalista pionero en el estudio de relación entre cuerpo y mente nos comenta: No hay que olvidar que la recuperación se produce no por el médico, sino por el mismo enfermo. Él sana a sí mismo, por su propio poder, exactamente como él camina a través de su propio poder, o se come, o piensa, respira o duerme.

Si el amor incondicional es una fuente manifiesta la coherencia emocional y por ende la coherencia de salud física  ¿Qué ocurre al manifestarlo?


Cuando lo experimentamos es imposible no transmitirlo, además automáticamente vamos liberando las ideas, creencias y programas que nos impedían acceder a ese estado de paz interna y optando por esa paz. Llega un momento que ves que no sólo eres aquello que experimenta sino quien observa la experiencia y quien observa al observador de la experiencia. Observas tus patrons inconscientes por medio de las proyecciones y los liberas.

Cuando no experimentamos la paz mental y el ruido de la mente se eleva, es una decisión válida, fruto de una interpretación, un apego, una carencia y una herida. No importa, no hay error, ahí está ese trabajo de aprender a amar cada situación en nuestras vidas. Somos manifestaciones de amor y nuestra tarea es mostrar luz donde había miedo. No obstante, veo comúnmente que para la mayoría de los mortales, la idea de aceptación tiene mucho que ver con el concepto de resignación cuando son totalmente opuestos.

Aceptar es la profunda comprensión de un instante y de aquellos condicionamientos mentales proyectados que han dado lugar a ese instante. 



Aceptamos agradeciendo esa nueva información como potencial ayuda para decidir soltar o no ese patrón y cambiar nuestras vidas. Soltarlo es una opción lícita, seguir con él es una opción lícita. La resignación sigue siendo un estadio de no empoderamiento ni responsabilidad vital.

Se trata de seguir sin comprender que todo nuestro universo es la proyección de nuestro sistema de creencias y programas. Desde la resignación, las cosas con como son sujetas a lo externo. Desde la aceptación, las cosas son fruto de aquello que se oculta en las catacumbas de nuestro inconsciente.  Recuerda que sólo te hablas a ti mismo, sólo te salvas a ti mismo, siempre tú, en ti, ante ti.


Si tengo el poder para crearlo, tengo el poder para cambiarlo eligiendo de nuevo


En mi experiencia personal cuando noto la intensidad, emoción, miedo, me paro inmediatamente y observo como es pura reacción hasta reorientarse. Recuerda que el miedo se supera en la tesitura de observar el miedo y no identificarse con el patrón de miedo.

Recuerda que sólo superamos el miedo el día que no tememos verlo aparecer, sino que su presencia nos parece una fascinante forma de asumir y limpiar las catacumbas de nuestro inconsciente, el inconsciente del clan o el inconsciente colectivo. Esto es a lo que yo llamo atravesar los contextos.


En ese instante de cruzar la cortina de humo, en plena observación, de pronto resplandece la luz que estaban ya presentes como opciones de posibilidades



 No se trata de buscar las respuestas, sino de dejar de sostener las preguntas que alejan las respuestas de ti. Lo solemos llamar: iluminación, flash, antes lo hemos llamado creatividad... No vamos desencaminados y ni mucho menos es metáfora. En realidad si es una explosión luminosa de actividad cerebral. Las ondas cerebrales también son más coherentes, así como el latido de nuestro corazón (estudios de coherencia cardíaca, Heathmath). No estamos hablando de magia y esoterismo, estamos hablando de artículos científicos rigurosos, realizados por prestigiosos institutos.



Por último, recuerda que, pese a que todos los pensamientos producen efecto en algún plano, sólo los pensamientos amorosos son nuestra naturaleza. La inocencia es un estado siempre presente en nosotros, al  igual que lo es la plenitud, la felicidad y la paz mental.


Las emociones negativas no son buenas ni malas, se pueden sentir honestamente para saber que información llevan, aceptarla, integrarla y comprenderla Mantener emociones negativas conscientemente es una opción, consiste en no integrar esa información. De la información sentida y asumida surge la real

La honestidad y la coherencia son la única técnica para vida que funciona siempre. Transformación es la magia de la vida, es pura, está basada en tu poder. Por tanto, si decides abrir ojos y hacer conscientes tus programas inconscientes ves que cada instante determina al siguiente, que ya eres libre de elegir y en realidad siempre lo has sido.

No eres esclavo más que de tus propios los programas y creencias que  puedes soltar amorosamente aquí y ahora. Somos bellas expresiones del amor expandiendo esa luz y felicidad que somos y soltando, perdonando ilusiones en ese espacio de paz. Espero que este artículo te haya servido.

martes, 6 de febrero de 2018

Soltar la Culpa









En esta ocasión vamos a hablar de una toxina muy potente: la culpa. En concreto vamos a hacer una analogía para ver cómo soltar la culpa. La culpa es la toxina del virus ego. ¿No te suena de nada este virus? yo creo que lo conoces bien. ¿O nunca has sentido miedo a algo? 


Hola soy Raquel Díaz y vamos a tocar un tema que me apasiona a modo de analogía: la culpa inconsciente. En mi blog personal, Crealidades,puedes encontrar mucha más información sobre la culpa consciente e incosnciete y las memorias emocionales. Como siempre vamos a ir hacia dentro a mirar que se cuece por esos pilotos automáticos, programas y creencias que están almacenadas en las profundidades del iceberg. Recuerda que tienes más información en las herramientas que tocamos habitualmente.

Herramientas previas 

 Te he hablado sobre la transformación de Creencias aquí. He abordado el tema del empoderamiento y responsabilidad aquí. He querido desarrollar métodos de acción y modelización que sean de tu utilidad: vídeo aquí y texto aquí. He querido enseñarte a evitar algunas actitudes que nos alejan de las metas deseadas (aquí)y te he hablado de tu talento. Hemos discutido sobre abundancia y cómo manifestarla (aquí), también lo crucial de que te impliques en el proceso de cambio aquí. Por último y no menos importante, están los temas relacionados con hacer pausas para permitir aflorar las ideas sin bloqueos (aquí), respetarte, y, cómo no, los estancamientos mentales (aquí).

El juicio, las memorias y la culpa


 La culpa aparece fruto un juicio emitido por el sistema de pensamiento erróneo, irreal, de superviviencia, de separación o ego. Ese sistema de pensamiento convive en tu mente con tu sistema de pensamiento real y coherente, ese que te capacita y te lleva al siguiente nivel. El ego, en este caso comprendido como sistema de pensamiento, siempre te está diciendo cómo deberías de ser, qué hiciste mal, los argumentos de por qué no vales y no eres suficiente. El juicio, la defensa y el ataque: el alimento de la toxina



La culpa se alimenta de la idea de tu programa mental de ser incorrecto. La culpa se nutre de la idea de estar separado de la vida e ir por tu cuenta con todas clases de sufrimiento por menú. La culpa se alimenta del programa de nuestro personaje y lo propaga proyectando lo que está dentro fuera de uno mismo: o me culpo, o culpo, o ambos.


El personaje



El personaje es aquello que interpretas a diario. El personaje es tu yo pequeño con sus deseos pequeños. Estos deseos pequeños están basados en el ego, en lo que crees necesitar para ser feliz y no en el hecho de que ya eres completo. Deseos basados en lo que no tengo, en ideas de escasez, separación y lucha. Su parte débil y frágil, que se siente incapacitado, amedrentado e incompleto. Tu yo grande es lo que tú eres en esencia, es felicidad, plenitud, abundancia. Tu yo completo es puro darse a la vida, es esa confianza fehaciente en tus capacidades. Es tu confianza en la posibilidad de que todo sea posible. Tu yo es ese deseo de entregar tus talentos al mundo y regalarte en cada instante.

El alimento de la toxina


La culpa se nutre de las creencias limitantes del personaje, sus heridas y miserias emocionales. En lugar de extraer el aprendizaje de una situación y continuar adelante feliz y confiado en con la vida, se regodea emitiendo juicios constantes. Los juicios toman aparentes distintos aspectos, todos ellos duales. Cosas, situaciones o personas aparentemente buenas o malas.

Si te das cuenta, todo ello es pura percepción y proyección. La realidad es unidad, no dualidad. En un todo, en la posibilidad, en la unidad, las cosas no se juzgan. Las cosas no son buenas o malas, son neutras y adquieren el significado que tú desees otorgarles. La culpa es una losa no real que no sirve para nada y de la que puedes deshacerte ahora mismo si aceptas que eres pura inocencia.



Voy a comenzar haciendo mi famosa analogía del wc


 ¿Estás extrañado? La analogía del wc, al igual que la analogía de los huevos fritos, es una metáfora que me fascina para trabajar en los aspectos de culpabilidad, miedos y soltar el control. La vida se vive viviendo, fluyendo naturalmente, no imaginando posibilidades e inmóvil. Empezar a vivir comienza con la aceptación del instante presente tal y como es, la consecuencia de un pasado que, ahora mismo puedes decidir solar para avanzar.


➣Entrando en el meollo
🌟Imagínate que entras en un wc de un local y esta escabrosamente sucio. Voy a permitirme decir, en esta ocasión y para ser muy gráfica, que el wc está lleno de Mierda. Lo siento. Espero que esta ocasión se me perdone la expresión. Creo que todos hemos entrado alguna vez en un wc así. Es un lugar de esos en los que al entrar notas un hedor horrible y quieres girar sobre tus talones e irte inmediatamente. ¿Qué haces?

Hoy te propongo que te imagines esta situación mental o problema que estás percibiendo como ese wc asqueroso y te plantees qué hacer. Existen muchas posibilidades, veamos unos cuantos ejemplos.

Opción uno: tentador… ¡pero no!

Puedo decidir que eso no va conmigo y darme media vuelta con confianza y autorespeto directamente. Giro sobre mis talones y se acabó el problema. Si realmente me desapego de esa situación y la suelto, si realmente soy honesta con que no es para mí, lo dejo y me voy en paz, el tema queda en el pasado y esta trascendido. ¿Resultado del problema en tu mente y vida? Finiquitado.

➣¿Qué pasa si giro como si no hubiera pasado por allí haciendo la vista gorda y no soy honesta con lo que siento?


Como siempre digo, no es lo que haces sino con que intérprete, percepción, gafas de sol lo haces. Una misma acción interpretada bajo dos percepciones distintas:amor o miedo, se convierte en dos resultados de vida opuestos. Si hago exactamente la misma ACCIÓN auto-convenciéndome de que el problema no existe pero me sigue molestando, el problema en mi mente seguirá creciendo aunque lo disipe. En lugar de aceptar, respirar, seguir adelante y fluir, contienes las emociones y las estancas mirando a otra parte. Consecuencia natural de esto: la situación se repetirá en la vida subiendo de volumen. No pagar multas de tráfico y tirarlas por ahí, implica el retorno de la multa con extra.

Opción dos, ¿y si el WC es de un local de mi propiedad?

Imaginémonos que yo me voy a casa y sigo pensando en el local lleno de mierda, o, que no puedo pasar del wc sucio porque el local es de mi propiedad. Cuando existe cierto apego, es una relación que realmente no quieres romper pero quieres sanar, no tienes por qué girar sobre tus talones e irte. Puedes entrar a limpiar el wc con la lejía. Aceptas que está sucio, aceptas que vas a tener que fregar y te preparas. Ponte los guantes y a ello. La diferencia vuelve a ser con qué gafas te pones a limpiar. ¿Sueltas tus interpretaciones?

➣¿Te pones a limpiar con las gafas de la culpa, el juicio y la queja?


La culpa es como ver  ese baño sucio y sentir que te mereces estar nadando en él por miles de razones. La culpa va de la mano al apego con una herida y la constante emisión de juicios hacia el wc, la situación, ti misma y todo lo que rodea al suceso y circunstancia. Apegándote al lo que sucedió no se tiene perspectiva, solución ni congruencia. Centrarte a pensar en bucle en el por qué alguien cagó fuera del wc o por qué esa persona hizo tal o cual cosa, es: alimentar la sensación de culpa, regodearte en ella y  emitir más juicios es seguir ensuciando el wc.

➣Uno no se plantea por qué me pasa esto a mí sino, qué tengo que aprender de esta situación.



En el primer caso estoy a merced de las cosas. En segundo caso yo soy responsable y decido formar parte de la situación, del proceso y de la solución. El wc se limpia sin pensar más que en: ya he aprendido a que no quiero que este así ni llegue a este punto, voy a confiar en mi criterio de respeto de uso del wc. Después de esto, limpio y limpio hasta que esté como deseo y, finalmente, en cada momento, respetaré mis normas de uso del wc siendo consecuente con mi sentir, con qué deseo para mi wc.

Opción tres: la culpa es como nadar en el wc sucio.  Deja de embadurnarte en la suciedad
Opción tres: me apego al wc sucio, me culpo por ello. En este caso me juzgo y siento que me merezco estar en esa situación o, el otro polo, que no me la merezco pero no busco cómo salir ni cómo limpiar. Siento que no tengo que ver con ella, que es ajena a mí, pero me siento incapaz de salir de allí. Curiosa incongruencia: te sientes ajeno y separado de la situación y al mismo tiempo unido a ella, apegado a ella, dependiente emocionalmente de ella. Una total contradicción.


➡Soltar la culpa: juzgar es no entender



La culpa es la basura del wc en la que zambullirte, te ensucia, te pierdes, te nubla y no te lleva a estar limpio. La culpa no te lleva a soluciones, la culpa te atrapa en la inmovilidad. Toda inmovilidad y parálisis es miedo y ego. Si volvemos a la analogia del wc, en este caso, me arrastro y me revuelco en la mierda y nado en ella. Para conectar con nuestra felicidad y las oportunidades en la vida, no nadamos en la la mierda. Para conectar y avanzar o soltamos y nos vamos, o soltamos y limpiamos. Aplícatelo a la mente.

Juzgar y darle vueltas a lo que percibes como problemas con el fin de seguir en la espiral de miedo y la inmovilidad. Juzgar lleva a no buscar soluciones, no amarte y no hacer nada por ti porque no te responsabilizas de ti mismo. Espero que te haya servido.


IDEAL DEL YO

AUTORA: ANA P. VIVES 

Cuando buscamos entender cómo se formó nuestra autoestima debemos retroceder en el tiempo y revisar un tipo de introyecto psíquico adquirido en nuestra temprana edad al que Freud acuño como Ideal del Yo.

Allí encontraremos todas nuestras adquisiciones psíquicas de valor, en referencia a modelos o patrones paternos, de nuestros educadores y en general de toda la sociocultura en la que crecimos. Este ideal rige toda nuestra actividad desde la sombra, es nuestro “Yo referencia”, que hemos construido con el tiempo y al que intentamos siempre adaptarnos o imitar.

Esta instancia psíquica se formó en nuestra niñez y funciona en nuestra mente de una forma totalmente inconsciente, es decir no somos conscientes en cada elección que tomamos, en qué grado afecta este modelo que tenemos sobre nosotros mismos.

Este ideal de Yo está compuesto por imágenes ambivalentes sobre nosotros, por un lado encontramos todas las imágenes positivas recibidas por todo el cariño nutritivo de nuestros progenitores y cuidadores y por otro lado las imágenes de inferioridad generadas por las muestras de rechazo percibidas.

Somos mucho más complejos de lo que pensamos; y esta incorporación simbólica de todas nuestras relaciones externas nos da una significación pero nos aleja de nuestra verdadera esencia.

A través de un proceso de análisis o autoconocimiento con el tiempo podremos vivenciarnos al margen de una imagen creada de deseos y expectativas familiares. Es importante entender que si nos quisieron y no proyectaron sus frustraciones sobre nosotros podremos con esta imagen que tenemos idealizada de nosotros mismos funcionar, pero si no nos quisieron y proyectaron todas sus frustraciones sobre nosotros, el resentimiento, la culpa y la inferioridad marcarán nuestra vida.

Desechar este programa automático que impide que seamos felices y productivos es un paso necesario cuando la disfunción nos inmoviliza. No poder liberarnos de este entramado de creencias, que se constituyeron en referencia a terceros, quiere decir que jamás podremos contactar con lo que somos realmente, solo con lo que creemos ser, modelado en un pasado remoto.

martes, 16 de enero de 2018

El peaje de la procrastrinación

AUTOR: JOTA SUÁREZ RIVAS

No es necesario que leas esto ahora, si eso, déjalo para otro momento”, aunque quizás te pueda resultar interesante descubrir las 10 características de las personas que procrastinan, las 10 claves para dejar de procrastinar y los 10 beneficios que te hacen más empleable si trabajas la eliminación o en minimizar la procrastinación.

Si realmente quieres hacer algo, encontrarás la manera; si no, encontrarás una excusa” Jim Rohn

martes, 2 de enero de 2018

EL INSIGHT







Desde una perspectiva psicoanalítica, son la conciencia de los conflictos inconscientes y la adecuada comprensión de éstos las bases del autoconocimiento.

El insight es un proceso dentro del tratamiento analítico, por el cual el sujeto logra penetrar en la naturaleza del conflicto inconsciente, esta conexión produce una nueva visión, una nueva relación con los contenidos mentales que hasta entonces no habían sido inteligibles produciendo un cambio significativo en la experiencia.

Con el insight lograríamos una comprensión más sofisticada de nuestra realidad a la luz de un nuevo contexto, esto es fundamental para entender cómo opera este proceso en el tratamiento. La transformación que tiene lugar es realmente un acto creativo, en el sentido de que cambia en mayor o menor grado lo existente hasta ese instante, produciéndose una verdadera modificación de la personalidad, el analista ayuda en este proceso al ofrecer al yo del paciente modelos de pensamiento integrador creándose nuevos aspectos en la reorganización psíquica.

El insight logra desencadenar nuevas emociones al tener que lidiar con la angustia que aparece por la pérdida de las hipótesis explicativas, que laboriosamente habíamos construido a lo largo de nuestra vida, las cuales ayudaban a conformar las partes más  íntimas de nuestra identidad. En esta fase de introspección podremos decir adiós a nuestra parte más disfuncional y para esto el yo debe ser capaz de una regresión controlada, de una capacidad de distanciamiento de sí mismo y autoobsevación, que finalmente nos ayudará a reintegrar el nuevo conocimiento adquirido sobre nosotros.
Como resultado de la reparación que se produce al pasar por todo este proceso, se consigue una autonomía de los objetos internos introyectados. Además, aporta entendimiento sobre los mecanismos de defensa primitivos que se ubican en los estratos mentales profundos.

Durante el tratamiento puede aparecer cierta resistencia en la fase de toma de conciencia, debido a que la tensión puede aumentar y nuestras defensas psíquicas generen una oposición difícil de vencer por el torrente de emociones que se pueden desencadenar. Pero es justamente esa inmersión en nuestros propios procesos mentales la que consigue que se pueda alumbrar nuestro entendimiento sobre ellos, finalmente configurados de diferente manera en un nuevo nivel integratorio.

El insight es un proceso y al mismo tiempo la meta del tratamiento. Debemos entenderlo así para que lo abracemos con reconocimiento y convoquemos su aparición para conseguir el verdadero cambio que estamos deseando.

martes, 19 de diciembre de 2017

¿Cómo hago sentir a los demás?


AUTOR: MANUEL MIGUEL HERNÁNDEZ PUJADAS

Muchas personas, que creen ser grandes líderes, nunca se hacen esta pregunta. Piensan que lo importante del liderazgo son otras cosas: estar bien relacionado, tener prestigio profesional, ser buen comunicador, tener experiencia en el cargo, y otras por el estilo.

Sin embargo, aunque aquellas cosas puedan ser necesarias para ser un buen líder, no son suficientes. A los líderes los seguimos por las emociones que causan en nosotros, no por sus dotes personales o profesionales.

A ti te lo digo bien claro, si pretendes ser de verdad un líder: “Si no sabes crear emociones positivas potentes en tu equipo, no te verán como verdadero líder”. Podrás tener autoridad sobre el equipo, porque eres su jefe y te han de hacer caso obligatoriamente, pero no darán por ti ni un ápice más de lo estrictamente necesario. Serás un administrador, no un líder.

Todos sabemos que la confianza y la cooperación son imprescindibles para el trabajo en equipo. Son imprescindibles para hacer frente a problemas nuevos y complejos, como los que afrontan hoy en día las empresas. Son imprescindibles para ser creativos, para que cada individuo aporte lo mejor de sí mismo/a.

Pues bien, la confianza y la cooperación son sentimientos, no son ideas. Yo puedo decirle a otro: “Quiero que me tengas confianza”; pero eso no basta para que así suceda. La confianza no la genero yo en el otro con palabras, sino con acciones que le demuestren que sí le interesa confiar en mí. Ese clima, esas acciones que causan emociones en los demás, las ha de generar el líder. 

El líder es el responsable directo de crear las emociones que hacen que el equipo trabaje ayudándose unos a otros de la mejor manera posible. El equipo es el motor; las emociones son la gasolina.


Y, me preguntarás: “¿Qué acciones ha de realizar el líder para generar esas emociones potentes y positivas en el equipo?”
Pues bien, un ejemplo sencillo a seguir y que funciona, es asimilar el líder a un padre. En efecto, el padre proporciona educación, castiga, premia, quiere para sus hijos lo mejor. Incluso desea que sus hijos lleguen adonde él no pudo llegar…

Si en una familia algo no funciona, el padre no engaña a sus hijos. Les dice la verdad: lo que falla y lo que va bien. ¿Funciona a largo plazo mentir a los hijos?... Pues, ¿quién puede creer que es bueno para el equipo engañar a los subordinados?...

Los grandes líderes nunca sacrifican a su gente para que les salgan los números. Antes, sacrificarán a los números para proteger a su gente. En épocas de crisis y de carencia de recursos, aplican aquella regla tan lógica y que siempre da buenos resultados: recortar un poco las nóminas de todos, empezando por él mismo, antes que recortar toda la nómina de unos pocos (los defenestrados o despedidos). 

Se ha demostrado, empíricamente, muchas veces que, los líderes que actúan así en épocas difíciles, se ganan la confianza de su gente y sube mucho la moral de toda la plantilla. 

Los líderes son los que se sacrifican primero, los que asumen los riesgos más altos.  

“El liderazgo es una decisión personal, no un puesto de mando en un organigrama”

Descárgate la publicación original aquí

 

AMOR INCONDICIONAL

AUTORA: ANA P. VIVES

Sentir es el don más sublime para todos los seres conscientes nos interconecta con  el gran entramado de energías que moldean esta realidad física. La evolución de nuestro cerebro nos ha llevado al nivel de desarrollo cognitivo que ahora poseemos, pero existe una emoción en mayúsculas que escapa al control de cualquier dictamen racional, un afecto que no conoce razones. 

Amar este impulso inefable del que tanto se ha escrito, es nuestra fuerza motriz, el que nos incita a expresar lo mejor de nosotros mismos. Nuestra mente no puede inferir dónde reside la procedencia de esta potencia creadora, ahondando en nuestra parte más esencial podremos dilucidar su ascendencia. 

La evolución  se sirve de esta fuerza integradora para lograr que la vida persista, que sea posible construir un legado de futuro, nosotros como consciencias formamos parte de esta pulsión de amor, somos latidos de un alma mayor que nos vincula a todos en una realidad superior. Pero cuando como individuos tratamos de expresar lo que somos, nos enfrentamos con nuestras propias carencias que intentamos colmar con las demandas del otro, buscando desplegar todo el potencial que poseemos en espera de ser actualizado. 

Pretendemos en la mirada amada encontrar nuestro propio ser idealizado y validar nuestra idoneidad como individuos. El valor personal es inherente a cada ser y criatura, hemos perdido todo nuestro poder  permitiendo que nuestro mundo objetivo nos conforme, creemos que necesitamos estos apegos para poder sentir quiénes somos y así poder desechar nuestras creencias de falta de valor. 

Hemos olvidado la conexión con nuestra fuente ilimitada de afecto, solo necesitamos volver nuestra mirada, no precisamos nada que ya no poseamos por derecho. Cuando conectamos con esta verdad, sentimos que manifestar e irradiar esta calidad emocional que nos configura, nos permite nutrir todo nuestro entorno, al mismo tiempo se produce la magia, al querer somos capaces de crecer. 

El amor del que hablamos es sin duda sin condiciones y su máxima expresión es cuando damos sin esperar nada a cambio, sin requisitos ni objeciones, a través de él nos expandimos como consciencias, en la compasión y empatía hacia todo lo que nos rodea. Es el sentimiento más unitivo que existe. Debemos dejar de atesorar afectos caducos que intentan llenar nuestros vacíos, en este mundo racional en el que vivimos y conectemos con la plenitud que ya somos!

   ¡FELIZ  NAVIDAD!

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Vacio emocional




¿Alguna vez has sentido que te falta algo? ¿Alguna vez has sentido un sentimiento de vacío en el pecho? La sensación de vacío emocional  se parece a un agujero que no para de tragar toda la energía de tu vida/ la vida en sí misma e incluso de este instante y la habitación. ¿Y si el vacío emocional es, en realidad un almacén de programas y creencias que cargas en ti? ¿Lo miramos juntos?

Hola soy Raquel Díaz y vamos a tocar un tema que me apasiona y mezcla mis especialidades: la neurociencia y las emociones. Como siempre vamos a ir hacia dentro a mirar que se cuece por esos pilotos automáticos, programas y creencias que están almacenadas en las profundidades del iceberg. Recuerda que tienes más información en las herramientas que tocamos habitualmente.

Herramientas previas 

 Te he hablado sobre la transformación de Creencias aquí. He abordado el tema del empoderamiento y responsabilidad aquí. He querido desarrollar métodos de acción y modelización que sean de tu utilidad: vídeo aquí y texto aquí. He querido enseñarte a evitar algunas actitudes que nos alejan de las metas deseadas (aquí)y te he hablado de tu talento. Hemos discutido sobre abundancia y cómo manifestarla (aquí), también lo crucial de que te impliques en el proceso de cambio aquí. Por último y no menos importante, están los temas relacionados con hacer pausas para permitir aflorar las ideas sin bloqueos (aquí), respetarte, y, cómo no, los estancamientos mentales (aquí).

¿Sobre el vacío? ¿Qué ocurre?


Esa sensación es, en última instancia una manifestación, un efecto de una percepción desde la óptica del miedo y la carencia de manera acusada y drástica en tu vida. Es decir, el vacío emocional es una consecuencia, no una causa y nos compete a cada uno el gestionarlo Ese vacío emocional es una de las señales más claras de incoherencia entre aquello que sientes y aquello que dices, piensas y haces en la vida. Entre consciente e inconsciente. 

Esta señal puede darnos mucha información útil para sacar a la superficie en este instante esas creencias que proyectamos a la pantalla de la vida y noa condicionan. 

Voy a simplificarlo para hacerlo sencillo y accesible. 

Por una parte, esta sensación podría  indicarnos que nos estamos desconectando y dejando de ser honestos con nosotros mismos. Nos muestra que estamos buscando fuera lo que está dentro, pues todo lo que aparentamos ver es puramente perceptivo. Debes de recordar que no ves por los ojos, sino que los sentidos perciben en función de los filtros que te condicionan:tus patrones y creencias subconscientes.  Además, en los casos más acusados, también puede ser la señal que indique un profundo desamor hacia uno mismo y escaso autorespeto.


¿Dónde pones el foco?


En esta tesitura no te estás respetando ni amando realmente. En lugar de enfocarte en lo importante: tu interior,  te enfocas en las distracciones de lo externo, lo que parece estar pasando. Como lo externo es una consecuencia/proyección de lo interno, la pescadilla se muerde la cola y se convierte en un círculo vicioso.


¿Qué sucede?

Hemos hablando durante este año juntos en muchos artículos sobre las creencias y programas.  Las creencias limitantes se unen a los programas automáticos fruto de eventos e impactos emocionales y el agujero negro te consume. Resultado directo: se mantiene y crece esta sensación de vacío emocional. ¿Quieres transformarte?


 Pon el foco a tu Corazón, date lo que realmente necesitas y sal de la rueda del hámster


Recuerdo aquella sensación de vacío emocional en mi vida hace muchos años. Recuerdo que me sentía como si de un tronco con un agujero enorme se tratase, un muñeco roto. Parece que te han arrancado el corazón y, a veces te inunda una sensación de ahogo ¿Sabes por dónde voy? Otras veces ese agujero se sitúa en la boca del estómago y de ahí crece con sus frutos. Sea como sea ese enorme boquete no se cierra ni viendo una serie, ni bebiendo un smoothie o dándote un baño de burbujas. 

La buena noticia es que puedes romper la brecha y desactivar estos programas con introspección, aceptación y cambio de percepción. Recuerda que nadie se libera imaginando liberación, sino soltando lastre, aceptando, respirando, dejando ir y traspasando. 


Consecuencia y no causa


Quiero volver a hacer hincapié en la idea de que esto es consecuencia y no causa. Te sientes así por estar sujeto a unos programas y creencias determinados, unos límites. Estás controlado por un sistema de pensamiento determinado, el del ego y el miedo. Hablemos claro, esos límites, como decimos siempre, se originan de tus miedos. Se manifiesta en tu vida percibiendo la realidad  con los filtros del desamor, las heridas, las carencias, las expectativas, la necesidad aprobación externa, el autoconcepto… Lo que creas en base a tus creencias se desarrolla con esos programas automáticos y se perpetúa hasta que decides cuestionarlo. Además, no sólo se perpetúa en tu vida, sino que los condicionamientos se pasan de pades a hijos hasta que se liberan. 

Esta idea se ha argumentado en muchas ocasiones. Vamos a centrarlo en el vacío emocional.


El sentimiento de separación y el vacío emocional


Si has sentido ese vacío emocional en tu vida, puede que incluso lo hayas ido anestesiado. Anestesiar una emoción es actuar frente una herida y un programa de miedo con miedo. El miedo engendra miedo. La consecuencia directa será vacío emocional multiplicado la próxima vez. Lo que sucede de es: se deja escondidito para que no moleste hasta que torna con mayor intensidad.



El sentimiento de vacío emocional se relaciona íntimamente con la idea de separación del mundo y de la vida.


Los patrones de incoherencia y desconfianza están unidos en una cadena lógica a heridas, miedos. Se trata de una visión de vida a modo de lugar amenazante en lugar de verse como parte intrínseca de lo que somos. Biológicamente esta incoherencia se traduce en altas y continuas dosis de neuroquímicos que deprimen y contraen nuestro sistema. Estos neuroquímicos se segregan como respuestas de emociones primarias o viscerales de defensa/huida/ataque. Como sabemos, las emociones primarias son emociones de supervivencia. El programa de supervivencia, como también sabemos, es manifestación del sistema de pensamiento del ego. Por tanto parece lógico ver la relación directa de la adicción a esas emociones primarias con estar dirigidos por el Ego. Estos patrones perpetúan la creencia de lucha y soledad en la vida en lugar de la de unidad. Para superar esto la clave está en el foco y el autoresponsabilidad.

El vacío emocional y los programas automáticos. 

Cuando miramos hacia adentro despertamos a nuestro Ser, esa intuición que sabe. Dejamos de identificarnos con la máscara de la personalidad, las circunstancias y las distracciones a la que se aferra el ego. ¿Quiere decir que la personalidad es algo negativo? No, quiere decir que la personalidad no es lo que eres.La personalidad es un conjunto de memorias y programas automáticos. Es algo útil, variable y anecdótico que no te define más allá de ese contexto.


Estas memorias nos dirigen a algo llamado destino


Al ser un conjunto de programas automáticos que nos hacen responder en el día a día, sin tener que centrar toda nuestra atención en algo, la personalidad nos es útil. No obstante si no los cuestionamos, estas memorias nos dirigen a algo llamado destino. Nos condicionan sin que nada cambie. Son sólo un método para sobrevivir en unas condiciones muy determinadas. Estamos proyectando al futuro las mismas conductas, heridas, patrones del pasado de manera continua. No estamos diciendo que sea necesario desprogramarse de todo. Simplemente basta con tomar consciencia de programas y creencias y trabajar o cuestionar aquellos que no sean útiles si así se desea.


Indagando en la sensación de vacío emocional


A esa sensación le acompañan habitualmente emociones derivadas de este miedo, como: soledad, angustia, frustración, desesperanza, desesperación… Si este vacío emocional es creciente y te ahoga, te está reflejando un autoconcepto de ti sesgado y muy herido. A pesar de que nos damos cuenta de que esa manera de pensar desconectada nos lleva a sufrir, y nos aleja de nuestra paz mental, seguimos aferrados a emociones negativas como quien abraa un cactus. Experimentamos una resistencia a soltar esa forma irreal de pensar. Puede que te sientas emocionalmente agotado de vivir esta situación. Cuando nos agotamos emocionalmente todo nuestro sistema se agota.


¿Qué nos pasa? ¿Por qué estamos tan exhaustos?


Miremos este ejemplo: ¿Cuánto pesa un vaso de agua? Depende. Depende del tiempo que lo sostengas. Al cabo de un buen rato alzando el brazo, efectivamente la percepción cambia. El peso de este brazo te resulta insoportable. Cuando sobrepasas unos límites la tolerancia baja y cualquier estímulo prende la llama. Además, esto se une a otros factores. Si el estrés es momentáneo, se generan neuroquímicos, señales de estrés, que ponen en marcha mecanismos de respuesta en el cuerpo hasta que la situación se normaliza y el cuerpo vuelve al equilibro. No obstante, si el estrés se mantiene de forma constante la cosa cambia. El estrés se cronifica y el cuerpo se acostumbra a la dosis de neuroquímicos y malestar. ¿Raquel qué quieres decir con esto? Si estás bajo esta dinámica mental, te crees que el vacío forma parte de ti. No te das cuenta de que es un estado transitorio que se mantiene hasta que decides tomar consciencia y actuar. Además cuando estamos acostumbrados a cierto vacío, sólo nos percatamos de su existencia cuando incrementa el nivel. Ahora lo veremos más detenidamente.


Miedos, focos, memorias, patrones, vacío


A grandes rasgos la cosa sucede así. Las emociones son memorias en tu cuerpo (mente inconsciente). Algunas de ellas pueden llegar a condicionarte si no son liberadas, en concreto las emociones más primitivas de miedo, huida, ataque, defensa. Puede que sientas el vacío emocional y estés abierto a buscar a qué patrones o creencias se liga en tu vida. No obstante, también es posible que ahora no seas capaz de identificar lo que ha dado lugar al esas sensaciones que experimentas porque la herida data de tiempo atrás. La herida puede ser antigua pero se manifiesta en el presente y se ha de atajar en presente.


La emoción no liberada retroalimenta más pensamientos de esa índole de manera automática


Así mismo, estos pensamientos se traducen en más químicos de estrés (desde el cerebro límbico). La consecuencia natural de todos estos aspectos es un creciente malestar, impotencia y angustia que siguen incrementando la sensación de vacío emocional. Después de este rollo ¿te das cuenta de que en realidad estás siendo drogado por tu mente incosnciente? ¿Te das cuenta de que eres esclavo de las ilusiones externas y los programas? Con este punto he querido explicarte por qué cada vez irá a más a no ser que decidas liberarte. La liberación emocional surge de tomar consciencia de los programas subconscientes, cambiar la percepción y transformar la situación de dentro a fuera con honestidad y coherencia.


Buceando a nuestro interior


Cuando el ser humano se enfoca en su interior y traspasa esas emociones primarias, experimenta el brillo, la paz, y el amor incondicional. Estas emociones amorosas brotan de la honestidad y la coherencia, es un estado de plenitud en el que los problemas del día a día parecen no tener relevancia. Ese sentimiento te conecta con todo lo que te rodea en armonía. Esa sensación de confianza, paz, tranquilidad y alegría real brota de tu interior y se expande al exterior. Esa es la sensación que surge de encontrar dentro aquello que siempre estuvo y buscábamos fuera. Ahí nos sentimos uno con la vida.


¿Qué vives en ese estadio de vacío emocional?



Experimentar está situación no es casual, es síntoma de que el foco está hacia lo externo. No te estás escuchando. Es probable que sientas gran dolor y malestar, unido a lo que te cuesta confiar en los procesos y situaciones que suceden en el exterior. Puedes seguir descubriendo más sobre el vacío emocional y su gestión  en  este artículo y descubrir como influyen los neuroquímicos de estrés en tu vida y tu salud en este otro. Eres la clave de tu bienestar, no lo olvides. Cuando la pantalla de la vida te muestre incoherencia, no te pelees con la película, ve directamente al  personaje que lo interpreta y cambia lo que proyecta. 

Add This