Visitas

RECIBE nuestros posts en tu móvil

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ENCUENTRA lo que buscas en este blog y en los sitios recomendados

TRANSLATE

viernes, 24 de noviembre de 2017

¿TU GENTE HABLA MUCHO? COMO IMPLANTAR LA CULTURA DEL SILENCIO Y LA CONCENTRACIÓN


AUTORA: ADRIANA PIRIS

Uno de los retos más recientes que me tocó enfrentar y resolver tiene que ver con la implantación de una cultura de mayor concentración de los trabajadores en las tareas. La verdad es que ya hacía tiempo me preguntaba cómo se podría hacer algo así ya que varias veces me han tocado trabajadores muy válidos pero muy habladores.

El reto en cuestión me fue “delegado” por un empresario que estaba insatisfecho por la cultura que imperaba en su empresa, un “ambiente de charla continua”, según él. Y agregaba “cada vez que salgo de mi despacho parece que entrara en un bar lleno de gente, están conversando, y casi siempre de cuestiones privadas que se cuentan unos a otros, nunca de temas de trabajo. Me aguantaría si viera que alcanzamos los objetivos que nos hemos propuesto, pero no es así. Llega fin de mes, nos reunimos para discutir el avance y los números y terminamos peleando”.

¿Por qué es importante el silencio en las empresas?
La verdad es que el silencio es necesario para alcanzar la concentración. Es verdad que no es posible en ciertos departamentos o en call centers. En algunas áreas hay puestos cuya tarea consiste en hablar mucho, por ejemplo el puesto de manager de red de proveedores. Pero en el resto de casos, que son la mayoría, el silencio es necesario.

¿Por qué cuesta tanto obtener apoyo para implantar una cultura del silencio?
Por supuesto, lo primero con lo que me topé en aquella empresa fue con la resistencia de las personas. Incluso alguno me preguntó si intentaría imponer algo similar a una dictadura. Debo agregar que era un chico muy joven, con nada de experiencia acerca de las empresas y mucho menos conocimiento real de lo que es una dictadura.

En términos generales las personas me transmitieron lo siguiente:
·         Los directivos o mandos medios – Estos se mostraron muy contentos inicialmente, pero luego descubrieron que el silencio también se aplicaría a ellos, entonces simplemente me dijeron que algo así no era posible.
·         El resto de trabajadores – Estos me preguntaron si ya no podrían conversar con sus compañeros, hablar por teléfono o incluso decir buenos días cuando llegaran a la oficina. Las personas suelen ser un poco dramáticas a veces.

Si quieres saber cómo vencer la resistencia al cambio, especialmente en empresas grandes, te recomiendo mi post ¿MIEDO AL CAMBIO? ¡NUNCA MAS!

Plan de acción para implantar una cultura del silencio y la concentración
Lo primero que hice fue convocar una reunión con todos los trabajadores pero sin la participación de los mandos medios y directivos, para comenzar un proyecto que yo dirigiría. Y convoqué otra reunión para los mandos medios y directivos, con la participación (y el apoyo inestimable) del director general.

En ambos casos discutiríamos diversas formas de aumentar la productividad.
La reunión con los trabajadores de base dio muy buenos resultados y generó interesantes ideas, algunas de las cuales yo misma había tenido pero me había cuidado de mencionar. Gracias a que tuvieron la oportunidad de hablar abiertamente y sin tapujos, quedó claro que las interrupciones constantes y las conversaciones dificultaban el trabajo y hacían perder mucho tiempo a las personas. 

Las ideas por ellos planteadas fueron:
·         Separar a los trabajadores por departamento y ubicarlos en sitios apartados. Hasta ese momento había un área de trabajo para mandos medios y directivos y otra área para el resto de trabajadores.
·         En vez de ubicar los puestos de trabajo en filas o enfrentados, ubicarlos de espaldas. Esto me llamó la atención pero en aquella reunión una sólo persona dijo no tener problemas para concentrarse. Ella era la única cuya mesa estaba enfrentada a una pared. Para ver a sus compañeros debía girarse. Dijo que aunque escuchaba un murmullo constante, le resultaba fácil evadirse y centrarse en su trabajo.
·         Implantar como zona de conversación el office y las salas de reuniones y el silencio completo en el resto de la oficina. Incluso alguien sugirió poner puntos negativos (representados por chinchetas que se clavarían en una pizarra) a quienes hablaran en zonas en las que estaba prohibido.
·         Implantar descansos de 10 minutos cada hora, no acumulables. Es decir que cada hora las personas podrían pasar 10 minutos en el office conversando.
·         Las reuniones nunca durarían más de 50 minutos. Se intentaría resolver lo más importante o central en ellas y se dejarían flecos y cuestiones particulares para otro momento o para tratar vía gestor de tareas.
·         Se implantó un software de gestión de tareas muy interesante y eficiente.
·         Los trabajadores tendrían la obligación de mantener abiertas sus herramientas de comunicación (e-mail, gestor de proyectos, chat) durante un tiempo diario no superior a 50 minutos. Se daba por hecho que era necesario para que cada uno satisficiera su propia necesidad de concentración. El exceso de comunicación puede ser perjudicial, no dejes de leer EXCESO DE COMUNICACIÓN E IMPRODUCTIVIDAD EN LA EMPRESA.

Fue una reunión muy productiva y sentí que los trabajadores se implicaban bastante. Querían trabajar mejor. La reunión con los directivos y mandos medios no fue tan productiva pero lo bueno es que el problema de las interrupciones y el exceso de conversación también se pusieron sobre la mesa. Salvo el director general, el resto trabajaba en contacto constante y reconocían que perdían tiempo. Tanto ellos con el director general reconocieron (aunque a regañadientes) que interrumpían a los trabajadores constantemente. La propuesta de este grupo fué dar formación a todos en gestión del tiempo y mejora de la productividad. Esta idea se agregó a la lista de ideas del otro grupo.

Resultados del cambio
Los resultados del cambio fueron increíbles:
·         Todos aprovecharon mejor sus 50 minutos de trabajo por hora. Terminaban más cansados pero se relajaban un poco conversando en el office en los otros 10 minutos.
·         Dejaron de dedicar tanto tiempo a reuniones y canalizaron parte del trabajo y las consultas a través del gestor de proyectos.
·         La mayoría reconocía sentirse más productivo. Antes del cambio todos los mandos medios y algunos trabajadores decían que algunos adía, aunque tenían planeadas muchas tareas, se iban a sus casas sin haber realizado ninguna. Esto ya no sucedía. Por supuesto, gracias a la formación en gestión del tiempo nadie planeaba tantas tareas para un solo día sino que las distribuían de forma más realista en el tiempo.
·         El director general comenzó a ver a la empresa avanzar hacia la consecución de sus objetivos.
·         Todos comenzaron a relacionarse con compañeros de otros niveles y departamentos de manera natural como resultado de verse en el office 10 minutos cada hora, y esto mejoró su capacidad de compartir información y de colaborar entre departamentos.

Si estás interesado en este tema, te recomiendo un monólogo muy interesante: JASON  FRIED ¿Por qué NO SE TRABAJA EN EL TRABAJO?

“La arena del desierto es para el viajero fatigado igual que la conversación incesante para el amante del silencio.” (Proverbio persa)

“El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes” (Thomas Carlyle)

miércoles, 15 de noviembre de 2017

5 motivos por los cuáles te conviene aprender a argumentar.


AUTOR: ÓSCAR FERNÁNDEZ ORELLANA

Es posible que en alguna ocasión te hayan ocurrido cosas similares a estas:

1. Sales de una reunión importante y al cabo de un rato te dices algo así como «le tendría que haber dicho…».
2. Has finalizado una presentación y “recuerdas” algo importante que tendrías que haber dicho y no dijiste.
3. Alguien cuestiona tu trabajo y, en ese momento, no encuentras la manera más adecuada de defenderlo.

En cualquiera de los tres casos —y todos aquellos similares que se te puedan ocurrir— la sensación que se produce va de la frustración a la injusticia por no haber sido capaz de encontrar la mejor manera de defender nuestra postura.

Aprender a argumentar correctamente te va a permitir tomar las riendas de la conversación en aquellos casos en los que tienes que defender tus postulados.

Voy a presentarte 5 motivos explícitos —aunque hay más— por los cuales es importante que aprendas a argumentar adecuadamente y con ello minimizar las ocasiones en las que no sabes qué decir. Vamos a ellos.

Motivo 1: Saber argumentar te va a permitir ordenar tus pensamientos.

Gran parte de las dificultades a la hora de defender una postura tienen que ver con no tener clara la idea concreta que quieres expresar.

El estado habitual de nuestro pensamiento es la divagación. Nuestra mente enlaza ideas sin aparente dirección y de manera difusa, como si fuese una maraña tupida por la que la atención pasa dando saltos de nudo en nudo, de idea en idea.

El hecho de que una idea cualquiera se relacione con infinidad de otras hace que, en muchas ocasiones, resulte difícil establecer una dirección argumentativa adecuada.

Expresiones como «lo que quiero decir es que…» o «a lo que me refiero es a que…» reflejan la necesidad de requerir una segunda oportunidad para definir aquello que queremos expresar.

El primer paso para aprender a argumentar consiste en definir claramente dos parámetros básicos:

1.    qué idea quieres comunicar y
2.    qué quieres conseguir que tu interlocutor haga con esa idea.

Tener claro estos dos puntos es un gran paso para definir y clarificar tu línea argumental porque al definir estos dos aspectos das dirección a tu pensamiento, lo cual te ayuda a determinar qué argumentos apoyarán tu postura y cuáles no te servirán a tal efecto.
Argumentar consiste en establecer las razones que sustentan una idea. Cuando sabes argumentar aprendes a identificar cuándo una razón es adecuada o no para el propósito que persigues, convencer a tu interlocutor. Pues bien, todos estos aprendizajes te ayudan a mentener una dirección clara en tu pensamiento.

Aprende a argumentar y notarás como la sensación de pensar con claridad aumenta de manera significativa.

Motivo 2. Saber argumentar va a posibilitar que todas tus opiniones sean más tenidas en cuenta.

¿Por qué? Porque el hecho de que argumentes tus posturas les va a dar una mayor sensación de verosimilitud y mientras más verosímiles sean tus ideas, más creíble vas a parecer tú.

Nos pasa que cuando escuchamos a una persona con un discurso elaborado, que suena lógico y con las ideas bien engarzadas las unas con las otras, nos parece que lo que expresa es más razonable y, por lo tanto, más cercano a la verdad.

Asimismo, otorgamos más credibilidad a las personas que saben expresarse porque pensamos que ello es indicio de inteligencia por lo que, al razonar adecuadamente, también aumentamos nuestra credibilidad personal —en algún artículo futuro me ocuparé del llamado efecto halo, el fenómeno por el cual generalizamos las características que otorgamos a una persona a partir de un único rasgo físico o psicológico—.

Las personas nos juzgan, no sólo por lo que ven, sino también por las ideas que se hacen de nosotros a partir de lo que escuchan de nuestros labios.

Motivo 3. Saber argumentar va a posibilitar que tu discurso sea más fácil de seguir.

Aprender a argumentar es similar a preparar el itinerario de un viaje para explícárselo a otra persona que tiene que realizarlo.

Cuando preparas el itinerario lo primero que haces es definir dónde quieres llegar y luego vas estableciendo los puntos intermedios hasta alcanzar el destino. También has ido desechando la información que no es pertinente, aquella que es confusa o aquella que no añade ningún tipo de valor relevante. Al quedarte con a información esencial te aseguras que la persona que la recibe pueda centrarse más y mejor en aquellos puntos del itinerario que sí son importantes para llegar al destino.

Al aprender a argumentar entrenas a tu cerebro para definir adecuadamente el objetivo que pretendes con tu comunicación. Aprendes qué puntos del itinerario argumentativo son los mejores para llegar allí y, por lo tanto, facilitas que tus interlocutores aprendan ese itinerario con mayor facilidad. Es como si el mapa del recorrido fuese más sencillo de aprender.

Tienes que pensar que, cuando te comunicas con alguien, lo que pretendes es que aquello que tienes en tu cabeza se traslade tan fielmente como sea posible a las cabezas de tus interlocutores. En la medida en que tengas clara la línea argumental, más fácil será que la transmitas con claridad a quienes te escuchan y más fácil será que tus interlocutores sigan el camino que les propones.

Aprende a pensar y a argumentar con claridad y estarás permitiendo que tus interlocutores puedan entenderte y seguirte mejor. Lo que parece fácil de entender parece más verdad.

Motivo 4. Saber argumentar va a permitir que tus ideas parezcan más verdad que si simplemente expones una opinión.

Recogiendo lo que he expuesto en el punto anterior, la diferencia entre una opinión y un razonamiento es que, a diferencia de lo que pasa con las opiniones, en el caso del razonamiento, la idea que expones va acompañada por un motivo —o una serie de motivos— que la sustenta. A estos motivos les llamamos razones y son los porqués que explican que la idea que expones es razonable, es verosímil. Por lo tanto, el simple hecho de añadir un motivo a una idea hace que ésta cobre verosimilitud frente a las opiniones, que son meros posicionamientos sin ningún sustento.

Aquellas ideas que se fundamentan con razones tienen tendencia a parecer más inteligentes ya que, a diferencia de las opiniones, adquieren mucho más peso y consistencia. Y por ende, las personas que expresan buenos razonamientos son vistas como mejores profesionales, más capaces y más competentes.

Por otra parte, como he indicado en el punto anterior, si has logrado construir un razonamiento claro conseguirás que las personas puedan seguirlo sin dificultad por lo que en sus cerebros se activará ese heurístico tan profundamente arraigado en nosotros que reza «lo que es fácil de entender, es bueno, lo que es fácil de entender, es verdad».

Aprende a argumentar eficazmente y conseguirás que tus opiniones y tú seáis percibidos como más capaces y competentes.

Motivo 5. Saber argumentar te va a permitir ganar en flexibilidad y rapidez mental.

La razón es que, argumentar es una habilidad que se aprende y se mejora con la práctica. Al adquirir y utilizar un método fiable de argumentación agilizas tu mente para ser cada vez más rápida y fiable, no sólo para encontrar los mejores argumentos para tus ideas, sino también para contraargumentar posturas contrarias a la tuya.

Realmente, con un poco de práctica y un buen método, la velocidad que adquiere tu cerebro para generar las mejores ideas y réplicas aumenta de manera significativa ya que tu cerebro aprende a pensar y a escuchar en términos de premisas y conclusiones. De esta manera es como «adquieres oído» para diferenciar el grano de la paja y por eso tarda menos en desmontar las opiniones contarias.

Así que la mejor manera de que no quedarte sin argumentos en una reunión es adquirir una buena metodología para aprender a argumentar.

Si quieres ganar en rapidez de respuesta aprende un buen método de argumentación, de esa manera:

1.    no saldrás decepcionado de una reunión importante y no te dirás algo como «le tendría que haber dicho…».

2.  no finalizarás una presentación sin decir todo lo imprtante que tenías que haber dicho y

3. encontrarás la manera más adecuada de defender tu trabajo o tus ideas ante otra personas.

Aprender un método fácil y fiable para argumentar no es difícil. Si quieres adquirirlo, si tienes que realizar una presentación, diseñar un curso o tu organización necesita formación sobre cómo hablar en público, hablemos. Ponte en contacto conmigo a través del correo oscarfernandez@interaccionhumana.es

Óscar Fernández Orellana
Director de Interacción Humana
Psicólogo - Coach, formador, consultor de comunicación.
Profesor del postgrado Comunicación persuasiva de la Universisdad de Barcelona.

 Autor de Así persuaden los líderes.

lunes, 13 de noviembre de 2017

El Feedback es cosa de dos. Hablemos



Hace bastante tiempo no sabía dar Feedback, nadie me enseño y yo tampoco fui proactivo. El aprenderlo me ayudó a superar una situación complicada de clima laboral, un incremento del 20% (en un solo año), de una valoración del 65% al 85% al año siguiente. 

Invertí mucho esfuerzo para hacerlo un hábito y mucho esfuerzo en su seguimiento. Ya me fluye y forma parte de un aprendizaje y una competencia muy valorada para tu empleabilidad.

Acabando el año es un buen momento para reflexionar: ¿Cómo me ha ido el año? ¿Qué puedo mejorar para el siguiente?, esto te puede resultar fácil, y ahora te propongo que se lo preguntes a tu entorno (pareja, jefe, etc.…)


Recogí todo mi aprendizaje y lo reflejé en un post hace un año (podrás descargarte un PDF).  (¡espero que te resulte interesante!) (Espero tu Feedback...). Que tengas un GRAN día. Leer post completo

martes, 7 de noviembre de 2017

Aceptación NO es Resignación



➡¿Aceptación o pasividad?


➡La aceptación no es resignación ni pasividad. Si quieres una técnica y más  metáforas accede a este otro artículo aquí. Feliz día, soy Raquel Díaz  y hoy vamos a hablar de un tema que sale mucho en consulta: La aceptación es transformación, no pasividad ni resignación. ¿vamos allá?

➽La resignación y la pasividad nos conectan con un estado de victimismo y le otorgan a lo externo la capacidad de hacernos felices. Puedes revisar los distintos de estados de victimismo y empoderamiento en entradas anteriores.

➽La aceptación es un estado de responsabilidad y poder interno. Es imprescindible para continuar el camino integrando la información pertinente de lo que veo proyectado y el aprendizaje que comporta.

Diferencias tangibles


➽La aceptación es un estado de paz, introspección, y abundancia. La paz de la aceptación surge al abandonar toda resistencia. 

➽Es ser capaz de ver las herramientas de las que disponemos. Prestar atención y observar el lugar en el que estamos, asumiendo nuestra responsabilidad vital. Al contrario que la resignación la aceptación no comporta conflicto ni angustia.

La aceptación busca soluciones y toma acciones pertinentes


➽En el estado de aceptación podemos integrar la información de lo que sucede y podemos extraer la lección para trascender aquello que parece suceder. Lo que sucede no es más que la proyección de nuestro inconsciente. No se presenta para fastidiarnos, se presenta para hacernos tomar consciencia del lugar al que nos dirigimos.

➽Aceptar sería algo así como ir en tu coche a 100 por hora sin darte cuenta hacia dónde. De pronto te das cuenta de que estás perdido. No te resignas a estar perdido. Simplemente aceptas que estás perdido en este instante. Una vez que tomas consciencia de que estás pedido, decides parar el coche tras bajar la velocidad. 

Obviar las señales e ir rápido hacia ninguna parte no va a hacer que consigas llegar antes al lugar que quieres.


Aceptas que estás perdido e integras la información que recibes de la situación: GPS, mapas, señales de tráfico… aquello que ves en el exterior


➽En el ejemplo queda claro que el exterior no determina tu estado. Lo que veo en las señales no es la causa de estar perdido, sólo me lo comunica. 

➽Las señales del exterior nos proveen de la información necesaria para poder redirigir nuestro camino, tras valorar la situación, integrarla y trascenderla. Es decir volver a ponerse en marcha. 

➽En esta tesitura como es natural, discutir con el mapa las señales de tráfico el GPS no va a servir para nada. Es más, crea más problemas


➽Entonces ¿Qué hacemos los seres humanos peleándonos con lo externo en lugar de tomar la información y aplicarla en soluciones coherentes?



➽En el ejemplo la resignación sería seguir a toda pastilla perdido por la autopista hasta llegar al precipicio, o parar y quedarse sentado en un hueco esperando a que las cosas cambien sin tomar decisiones. 

➽Este estado de lucha, carencia, resistencia, conflicto, no aprendizaje nos lleva a no ver las oportunidades. También nos conduce a obviar nuestras capacidades, experimentar crisis o, en caso de recibir ayuda externa, no saber verla, o, ser capaces de aceptarla por la confusión, incoherencia e inmovilidad.


➽La incoherencia, la confusión, la incapacidad de alinear lo que siento digo, pienso, hago, es un estado hipnótico en el que nuestras capacidades están en un bloqueo sistemático



➽ Es bastante frecuente que las personas que viven en incoherencia no acepten ningún tipo de decisión externa o interna que pueda mejorar sus vidas. Ese es el motivo por el que no aceptan,tampoco muchas técnicas, entre ellas las afirmaciones positivas.

➽Con razón. Este hecho es lógico.  Al no haber integrado esa información no son incapaces de liberar la mente y ver más allá de sus límites.

¿Por qué? Como veíamos en Vacío emocional, sus memorias emocionales  acumuladas en el cuerpo, (mente inconsciente), están creando una realidad completamente distinta a estas afirmaciones.

➽Recordemos que la mente inconsciente y los programas subconscientes son el 95% de lo que somos. Por ello, verse en el espejo de la vida es el modo más sencillo de ver nuestra proyección (las señales de tráfico).

➽ Quien no integra su información y se libera esta condenado a ir hacia ella como si de un fuerte imán se tratase. Es un sonámbulo en sus propias tinieblas


➽En la hipnosis mental, los pensamientos y sentimientos no son asumidos, aceptados, integrados y trascendidos. Los sentimientos y pensamientos son directamente suprimidos o reprimidos. Lo que juzgo como malo y no me gusta, lo mando directamente al inconsciente de donde salió. Volvemos a poner la caca bajo la alfombra. Pero eso no evitará que huela mal.

➽ Suprimir y reprimir no solucionan el problema, mucho menos nos hace buenos y correctos. Nos vuelve mascaras incongruentes a las que se les ve el plumero bien rápido a la larga.



Las emociones son memorias biológicas reales

➽ Sustituir emociones reales por comportamientos racionalizando, contenidos y fingidos (supresión y represión) no nos hacen mejores. Esconden el problema, lo acrecientan y hacen que,  como huele mal bajo la Alfombra, venga a ver qué ocurre todo el vecindario.



➽Todo acto de amor es una solución win-win que empieza siempre por uno mismo

➽Suelo decir a aquellas personas a las que acompaño en su proceso lo siguiente: ser honesto es siempre un camino más rápido, apacible, agradable y baja el nivel de conflictos asociados.

➽Se trata de ver qué sientes con respecto a algo y, obrar hacia ello dejando los miedos atrás. Ser honesto es ser responsable y vivir en armonía.

➽ Pasa por dejar de hablar del otro y centrarse en el interior con compresión. Recordemos, lo externo son las señales de tráfico que hablan de lo que yo proyecto ¿Me sirve de algo pelearme con las señales de tráfico?

La represión de pensamientos sucede inconscientemente; en la supresión, sucede conscientemente


La posición de víctima evita que nos pongamos a tomar decisiones y a limpiar la casa. A todos nos gustan las cosas solucionadas, pero no a todos nos gusta ponernos manos a la obra. Mirar donde hay sombra no siempre es cómodo y apetecible. Es más cómodo seguir sufriendo. El único problema que tiene la resignación es que sigue siendo sufrimiento y resistencia.

➽Cuando un cliente, paciente o persona acompañada, cada cual que le diga como quiera, nos dice: da igual, me aguanto, lo que realmente quiere decir es:no, en mi vida no encuentro la motivación para vivir nuevas experiencias o ir a cambiar cosas que no quiero ni mirar. Lo cierto es que no le da en absoluto igual y no acepta la situación para nada.


➽¿por qué seguiría juzgando su vida como incorrecta y mala si le diese igual?


➽Quien acepta que no tiene un caramelo, lo acepta y,  la  idea de carencia del caramelo desaparece de su pensamiento. 

➽Se siente agradecido por todo aquello que lo rodea, no piensa en aquello que no tiene.

➽ Quien acepta algo se transforma y comienza a sentirse pleno y no carente.

La conformidad y el victimismo tiene cara dulce y angelical pero esconde una falsa empatía que no va a ayudar a nadie. 


➽La compasión real es plena aceptación sin juicio. Aceptamos que esa persona que tenemos delante no desee responder ante su vida. Esa persona es libre para seguir en su jaula mental. Es un hecho. No obstante, interpretar que esto es bueno o es malo es un juicio que no nos compete.

➽ De todos modos no juzgar no tiene nada que ver con instigar ese comportamiento y alentarlo.

➽Alentar el sufrimiento y el victimismo es otro juicio, es juzgar a la persona como débil e invalida y no verla como alguien completo con capacidades innatas y actitudes


⭐La contrapartida de la adicción al sufrimiento es la incomodidad al subir de volumen. Como cada vez necesitamos más dosis para ser conscientes Seguimos con el Ferrari a toda pastilla por la carretera obviando señales hasta el siguiente bache o precipicio. En vacío emocional y adicciones explicaba el proceso de ser adictos a los neuroquímicos cerebrales y la necesidad de subir la dosis umbral para ser conscientes de ellos.

➜La persona que se niega a integrar esa información sigue hipnotizada en ese camino y sólo se siente incomoda o por subida de dosis umbral o en aquellos casos en los que gota a gota el vaso se llena del todo.

➜En muchas ocasiones la persona sigue tirando suprimiendo y reprimiendo intentando funcionar de la mejor manera posible

➜Los sentimientos seleccionados para ser suprimidos o reprimidos son aquellos que la persona opina en base a sus creencias y programas sociales, personales, familiares o propios de lo que no debe de sentir➜ Son aquellas cosas que no están bien, no se deben de sentir o pensar, no se pueden hacer. La persona pasa a ver la vida como un mundo dual, de lucha dificultades, de cosas buenas o malas, culpas y castigos, placeres y dolores.

La idea de que las cosas son buenas o malas no es más que una creencia generalizada. Son nuestros juicios los que le confieren poder y significados a las cosas.


➜Cuando reprimimos un sentimiento, es porque hay tanta culpa y miedo por la sensación que ni siquiera es conscientemente sentida en absoluto. Se convierte al instante en un golpe hacia nuestras creencias de lo aceptable e inaceptable al emerger. Por tanto, el sentimiento reprimido es manejado de varias maneras para garantizar su vuelta al inconsciente.

➜Acumular sin gestionar y trascender es como acumular basura. Acumular basura en un basurero hace que un día explote llenando todo a su paso de suciedad, basura, toxinas, hedor y miseria.


➜El fin de este artículo no es decirle a nadie como vivir su vida o gestionar sus cosas. Es explicar las distintas formas de estar en el mundo. Tu eliges vivir en un estado de supervivencia o un estado creativo


➜Aunque es un tema que daría para horas, podemos brevemente resumirlo en esta idea: el sistema límbico o visceral, moviliza tanta energía para defender o atacar que poco le queda al cuerpo para cuidar su sistema inmune, digestivo, reproductor… Está visto como estados no alterados del ser, conductas proactivas, honestas, positivas (reales no fingidas) y coherentes estimulan el sistema inmune, los niveles de serotonina, interleukina, Interferón… lo que se traduce en una mejora sustancial de los niveles de bienestar del organismo.

➜Por último quiero recordarte que hay muchos artículos en los que hablo del mecanismo de la proyección, de la programación inconsciente, la percepción y las creencias por si quieres saber más. Por mi parte, te agradezco tu tiempo y me permito acabar con un fragmento de uno de los maestros que más me han influido en lo personal: el doctor y psiquiatra David R. Hawkins. 

➜Dice el Dr Hawkins que, de estos mecanismos utilizados por la mente para mantener el sentimiento  reprimido, la negación y la proyección son quizás los métodos más conocidos, ya que tienden a ir juntos y reforzarse el uno al otro. La negación deriva en emociones importantes y bloqueos para la maduración.

➜Es acompañado generalmente por el mecanismo de la proyección. A causa de la culpa y el miedo, reprimimos el impulso o los sentimientos, y nos negamos a su presencia en nosotros. En lugar de sentirlos, los proyectamos sobre el mundo y los que nos rodean. Experimentamos las sensaciones como si perteneciera a “ellos”.

sábado, 4 de noviembre de 2017

PONER FIN A LOS REPROCHES

AUTOR: MANUEL MIGUEL HERNÁNDEZ PUJADAS


Los reproches estropean cualquier voluntad de conversación productiva presente, volviéndonos a recordar viejos argumentos, que ya no deberían servir para los temas que tenemos que abordar ahora.

Los reproches ponen en alerta defensiva a la persona inculpada, y lleva a la conversación a un cruce de acusaciones subjetivas, más que a centrarse en las cosas objetivas que queremos resolver.

Los reproches originan malentendidos y nunca aclaran la cuestión de quién es el responsable de realizar un cambio necesario.

El cruce de inculpaciones sólo consigue que las partes implicadas se sientan culpables e indefensas a la vez; constatando que lo único que importa ahora es “destruir” al contrario de la mejor forma posible, puesto que los ataques son a nuestra persona y ni remotamente se ataca a la raíz del problema.

Nadie parece darse cuenta que lo importante sería ahora:
- rebajar la tensión
- iniciar y mantener un diálogo que permita resolver esta cuestión sin revivir vivencias pasadas.

Los reproches siempre conducen a ponerse a la defensiva: nuestra adrenalina se dispara, el cerebro intelectual se bloquea y sólo notamos emociones muy potentes.

Podemos eliminar los reproches de la siguiente manera:

1) Empezar considerando primero nuestra propia responsabilidad en hacer que el otro se sienta mal.

2) Resistir a la tentación de hablar imperativamente delo que debe hacer el otro/la otra.

3) Si ya han comenzado las acusaciones, inicia tú la tregua. Procura no tomar como una ofensa personal ninguna acusación del otro. Piensa que es su forma de hablar. El no debería tener tanto poder como para lograr sacarte de tu equilibrio personal. Si eso pasara eres tú realmente quien no tiene poder de controlar la situación.

4) Deja de lado el pasado y no lo hagas presente otra vez. Di: “siento mucho cualquier cosa que haya hecho o dicho en el pasado y que te haya podido ofender”.

5) Después, invita a la otra persona a concentraros en la resolución del problema. Dile que si trabajáis junto s y en equipo podéis conseguir grandes resultados.

Te recomiendo que veas el video “8 maneras de conversar con cualquier persona” que te dará más información sobre cómo llevar una conversación de manera profesional y productiva.

Si te ha gustado el post, compártelo en Facebook y Twitter. Si te ha gustado a ti, también les gustará a tus amigos y amigas.

Más información aquí

Add This